2 3 4 5
Rate this post

CDMX, a 17 de abril de 2018. Ante el clima político que se vive en México y debido a las declaraciones que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha hecho acerca de la Reforma Energética, La Comisión de Energía de la Cámara Española de Comercio reunió a Lourdes Melgar, Investigadora Afiliada al Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Ex Subsecretaria de Hidrocarburos de la SENER, David Enríquez, Socio de Energía del despacho legal Goodrich, Riquelme y Asociados y a Javier Estrada, Director de Oil & Gas en PwC México, para dar certidumbre sobre la solide de la Reforma Energética (RE) ante las próximas elecciones para la Presidencia de la República Mexicana.

Desde su iniciativa por parte del Presidente Enrique Peña Nieto, y su posterior aprobación por el Senado de la República y la Cámara de Diputados en diciembre del 2013, la Reforma Energética has sido catalogada a nivel mundial (por el sector público y privado) como una de las mejores decisiones que a nivel energético haya podido tomar  el gobierno mexicano en muchos años.

En su resumen, el Gobierno de la República la define como  “un paso decidido rumbo a la modernización del sector energético de nuestro país, sin privatizar las empresas públicas dedicadas a la producción y al aprovechamiento de los hidrocarburos y de la electricidad” y básicamente tiene los siguientes objetivos:

  1. Mantener la propiedad de la Nación sobre los hidrocarburos que se encuentran en el subsuelo.
  2. Modernizar y fortalecer, sin privatizar, a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como Empresas Productivas del Estado, 100% públicas y 100% mexicanas.
  3. Reducir la exposición del país a los riesgos financieros, geológicos y ambientales en las actividades de exploración y extracción de petróleo y gas natural.
  4. Permitir que  la  Nación  ejerza,  de  manera  exclusiva,  la  planeación  y  control  del  Sistema Eléctrico Nacional, en beneficio de un sistema competitivo que permita reducir los precios de la energía eléctrica.
  5. Atraer mayor inversión al sector energético mexicano para impulsar el desarrollo del país.[1]

Ahora bien, a casi cinco años de haberse implementado, esta Reforma ha atraído la inversión de más de 86 mil mdd, proveniente de cientos de empresas nacionales e internacionales. También se ha especulado mucho acerca de los beneficios reales que esta iniciativa ha tenido, a lo que Lourdes Melgar, considera que debemos cambiar el discurso y comenzar a hablar también de lo bueno. Más ahora que estamos en un periodo de suma importancia para el futuro de México.

Javier Estrada da algunos ejemplos muy claros de algunos logros de la RE. La Agencia Internacional de Energía (AIE) calculó que gracias la iniciativa en 2040 México podría producir 2.8 mmdd. Para ello debe desarrollar campos que en ese año produzcan 2.5 mmdd dado que los actuales sólo aportarán 300 mmdd en 2040. Por otro lado, la Secretaría de Energía (SENER) calcula que la Reforma ha generado una derrama económica superior a los USD 197 mil millones para los siguientes 30 años.

A pesar de este escenario, los principales candidatos ( José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador) a la Presidencia de la República Mexicana  se han pronunciado de distintas maneras. Por un lado, Meade asegura estar a favor de hacer cumplir la Reforma, Anaya por su parte, asegura que esta falló y que hay que revisar los términos por los cuáles resultó así. Sin embargo el más radical ha sido AMLO, quién pretende poner una pausa a la Reforma para revisar todos los contratos de E&P y congelar 3 años los precios de gasolina y electricidad.

Sin duda esta última postura es la que más alarma a todas las empresas que directa o indirectamente están involucradas en el sector energético.

 

¿Es posible que AMLO cumpla con sus promesas de campaña y ‘eche’ atrás la RE?

 

Es posible, comentan los expertos, sin embargo estos se mantienen muy optimistas porque la Reforma Energética cuenta con complicaciones internacionales y candados legales que hacen casi imposible frenarla.

Por un lado, menciona Estrada, la recesión de contratos  ocasionaría costos para el Estado de entre tres y seis millones de dólares por cada caso. Por otro lado, para cumplir con todas las promesas de campaña se necesitaría un aumento abrupto en los precios de venta de crudo internacional para solventar las finanzas públicas.

Por la parte legal, Enríquez señala que “la RE cuenta con fuerte anclaje constitucional por la improbabilidad de que Morena obtenga la mayoría en el Congreso y en las legislaturas”. Otro factor de tranquilidad que el Socio de Goodrich, Riquelme y Asociados menciona es el nivel de autonomía con el que reguladores como la Comisión reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) cuentan, así como la adhesión de México al CIADI, para darle un trato justo y equitativo a los inversionistas bajo reglas internacionales.

En su participación, Melgar estuvo de acuerdo con Enríquez en la solidez constitucional de la Reforma y agregó que la protegen la creación de 22 leyes, 25 regulaciones, cuatro instituciones, dos fortalecimientos regulatorios y dos empresas productivas del estado.

Finalmente, Melgar pide tranquilidad ante unas elecciones que aún no se han dado. “Es verdad que AMLO va a la cabeza según las últimas encuestas, pero como ha sucedido antes, no es un indicador seguro de que ese vaya a ser el resultado final. Hay que ser responsables en los comentario y tener confianza que lo que se ha logrado en materia energética tiene todas las fortalezas para continuar su camino, sin importar quien llegue a la silla presidencial”.

Si desea acceder a las presentaciones de Lourdes Melgar, David Enríquez y Javier Estrada, de click aquí.

[1] https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/10239/Resumen_de_la_explicacion_de_la_Reforma_Energetica11.pdf